lunes, 8 de marzo de 2010

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Hoy 08 de marzo, se asignado para conmemorar el día de la mujer.
Mi pregunta es ¿qué es, lo que en realidad se pretende conmemorar?
Miro, escucho y sólo veo contradicciones. Mujeres que son insolidarias con otras mujeres. Mujeres que denominadas inmigrantes, se convierten en explotadoras de otras que también son llamadas inmigrantes. Mujeres que pertenecen a entornos machistas y son explotadas por parte de su entorno familiar y social y en cuanto pueden minimizan a otras mujeres maltratadas sea física o psíquicamente.
Soy realista, por ello, deseo dar un toque de atención.
La solidaridad, comienza en casa y con los más cercanos, más aún con los que se supone nos deberíamos identificar.
Mientras nuestro género sea insolidario, discriminatorio, minimizante, egoísta, inseguro en sí mismo, vulnerable; dudo que podamos alcanzar los proyectos con los que venimos soñando desde hace ya varias década.
Hoy probablemente más que por intereses políticos que por los de la mujer en sí misma, se ha hecho una propuesta para mujeres maltratas a nivel de la Unión Europea, hasta que las estadísticas no me demuestren que esa propuesta se cumple, para mí seguirá siendo una ilusión más que quedará como muchas otras propuestas, en agua de borrajas.
Hace unas semanas, armada de valor, con el honor que me corresponde por ser una luchadora de mis derechos en primera persona, reconocía que he sido y sigo siendo una mujer “maltratada”. Digo he sido, porque a día de hoy, existe a mi favor, una medida cautelar de orden de alejamiento, la que ha sido quebrantada por mi maltratador. Curiosamente, son tres mujeres del sistema jurídico que me cuestionan, excepto tres mujeres que pertenecen al sistema de protección a la mujer que me han brindado apoyo. No por ello, el maltrato psicológico no ha cesado, sin embargo, no encuentro los medios para demostrarlos, aunque dicen que es fácil…, y yo…, me río.
Curiosamente, el día del juicio oral, del que se deberá tomar una decisión final sobre la medida cautelar, la magistrada, fue una jueza, indolente, neurótica, parcial, que no tuvo el valor de mirarme a la cara, pero sí de gritarme como a un animal que apestaba y daba asco, consintiendo a la otra parte, un interrogatorio civil, en vez de regirse a la causa que era penal. Por una vez más, veía cómo mis derechos eran violados, y yo una vez más ante una autoridad tenía que callar para no ser doblemente castidad, no sancionada, sino castigada. Vi cómo los 6 años y medio de maltrato, eran poco con lo que todavía aún me queda por luchar.
Esa jueza, al no querer escucharme ni darme ninguna oportunidad, no se llegó a enterar que mi lucha no ha sido, es ni será por obtener un titulito de mujer maltratada, sino de ser reconocida como una mujer, que es persona, profesional, ciudadana, digna, trabajadora, honesta y más…, desconozco si con ese tipo de actitud, sea capaz de descubrir algo, al menos su rostro de las mechas que tapaba su cara.
Mi lucha durante todos estos años, será, para que se me reconozca que tengo derechos y que nadie tiene la potestad de violármelo, ni siquiera otras mujeres con poder dentro del sistema en el que se encuentren, porque como yo también conformo el sistema.
Mi pregunta final por esta ocasión ¿para qué se ha asignado este día a la mujer?
Yo soy mujer. Me gustaría tener una respuesta.

Isabel Gómez

Foto: Rosas del Parque Cervantes.
Autora: Isabel Gómez Castillo.

2 comentarios:

Javier dijo...

interesante... feliz día a todas las mujeres!

diablesa dijo...

EL DÍA DE LA MUJER ES CADA DÍA, CADA HORA, CADA SEGUNDO, LO MISMO QUE EL DÍA DEL HOMBRE, LO MEJOR QUE DEBEMOS CELEBRAR ES RECIBIR EL RESPECTO DE TODAS LAS PERSONAS, Y VIVIR CADA DÍA COMO SI FUERA NUESTRO DÍA.