lunes, 20 de marzo de 2017

Como parto llegaste


Algodonales viajeros prepararon la cuna
para la llegada del niño,
entre celestes
e intensos azules,
que al ritmo de quenas frescas
alegres sonreían.
Brisas suaves  acariciaban a la madre
quien paciente reposaba su vientre,
mientras tenues lágrimas dulces
la visitaban para besarle.
De pronto…,
Venas obstruidas tomaron vida
tornándose en impetuosos torrentes,
y con éstos…,
¡sus entrañas, volvieron a latir!.
En parto postergado entraste,
como sin previo aviso de gestación.
Nada podía contener tu desconsolado llanto
con presagiados desgarros,
  de donde voces secas se dejaron sentir.
Petunias blancas con Berbenas rojas
durmieron al unísono,
mientras  que los Lúcumos,
emprendieron un viaje precoz.
Ahora, ya no hay Garzas blancas que te adornen,
ni Pistilos para Mariposas en donde posar.
Sólo quedan efectos de Placentas Bajas vencidas,
entre campos de margaritas dormidas
que esperan la luz de un Bólido
cruzando a Júpiter,
para ser,
nuevo equinoccio de Otoño
en el Sur.

María Puccio
Fotografía de María Puccio