lunes, 29 de mayo de 2017

Dulce aliento

Dulce aliento,
que entre mis vértebras huyes,
consumiéndome
entre lánguidos gemidos.

Muerte sigilosa
mi médula seccionas,
hasta convertirme
en eclipse total de sol.

María Puccio
Fotografía de María Puccio

viernes, 26 de mayo de 2017

Viajo por tus calles

Viajo por tus calles,
Desnuda.
Camino sobre asfaltos remendados
como las consciencias,
que te transitan
bajo cielos plomizos, claros y brillantes
sin lágrimas.
Como historias que laten
entre pisadas
que apenas dejan huellas.

Viajo por tus calles,
Solitaria.
Entre árboles que no se miran,
por las podas fantasiosas
que les restringen a peinados
de rostros ficticios y superfluos
que no dicen nada
entre ruidos chirriantes.

Viajo por tus calles,
de sombras.
De zombis, mudos;
sin ruiseñores ni golondrinas.
De cemento,
que alguna vez albergaron vida.

Viajo por tus calles,
silenciada.
Entre asientos inquietos
que han pasado hambre y dolor
que recogen mis huesos
hasta fracturarlos sin sospechas.

Viajo por tus calles,
añejas.
Vencidas en el tiempo,
maquilladas de rubores opacos,
en donde sus historias
consumieron mi memoria.

Viajo por tus calles,
a escondidas.
Entre espectros vaporosos,
que silencian mi sentir
porque si siento,
en llanto me quiebro.
Porque sepultan mi transitar.
María Puccio
Fotografía de María Puccio

martes, 23 de mayo de 2017

Dime

¿Cómo arrancarte de mi vida
si despiertas mil sentidos en mí?
¿Cómo no ser arrozal del Delta,
si me inundas con tu Vida?

¿Cómo no ser nueva estrella
si me descubres Constelación,
desde lejanos Agujeros Negros?

Dime,
¿Cómo no ser día sin sonrisas,
si me arrancas de las tumbas sollozadas
de ajenos pesares?

¿Dime, cómo no ser para ser?
si entre malvas floridas, me sanas.

¿Cómo no ser, si contigo Soy?
Soy historia,
soy canto del Edén.
Si soy posada para el ingenio de tu Ser.  

Dime

¿Cómo no ser y sin ti ser,
si ya me hiciste tuya sin poseerme?

¿Dime…?
María Puccio
Fotografía de María Puccio

miércoles, 17 de mayo de 2017

¿Duermes?

¿Duermes, mi niño?
¿Aún te arrullas en tu caracola?
¿Aún navegas en tu mar de fantasías?
¿Aún lactas néctares de la tierra profunda?

Despierta,
y vuelve al mundo del Mediterráneo
o si quieres, al del Pacífico,
pero vuelve, vivaz y esplendoroso.

Vuelve vestido con polvos de alas de mariposas
que en ti posaron su ser,
impregnándolo de extasiante aroma de Lúcuma
para que, con tu tersa y pulcra piel
como Luz de Sol,
acaricies con ternura mi alma de Girasol.

¿Duermes…?

¡Mira el día,
ven a recibirlo!
Llénate de sus ritmos de Mambo, Boleros y Bachatas,
danzando sin fatigarte,
que en casa del abuelo,
esperan tu vuelta al mundo de la Luna Nueva
hasta que vuelva a Menguar.

¡Avívate mi alma!,
que te llevaré a pasear
por nuevos mundos de amor de Madre,
como los de las Cataratas de Iguazú.

¿Aún duermes mi niño?
¡Despierta!,
te espero antes que la fotosíntesis consuma tu esencia,
mi alma de Rubí.

María Puccio
Fotografía de María Puccio