domingo, 3 de abril de 2011

LA IRA

La ira es un estado emocional que generalmente se suele ver como un estado negativo, sin embargo bien expresada y correctamente canalizada es muy positiva.
Permite que el organismo elimine todo el estrés acumulado además de aclarar a través de una correcta comunicación aspectos cotidianos que se encuentren en estados confusos o poco claros.
El expresar la ira permite a la persona aligerar la carga de emociones negativas que se acumulan por la retención de las mismas; lo más importante es saber eliminarlas y ello puede que constituya un reto para la persona.
Una de las mejores maneras de eliminar la ira, es expresar a la persona que pensamos la causa o a la circunstancia que pensamos la ocasiona todo aquellas sensaciones que nos transmite su actitud o expresar las sensaciones que deja la circunstancia en sí  de manera descriptiva y objetiva sin rotular de manera particular  a nadie ni a nada, poniendo mucho énfasis en la sensación que deja en el interior personal quedando  como respuesta latente necesaria de ser expulsada.
Si se consigue expulsar un estado de ira de manera controlada incluso con el acompañamiento corporal (el que requiere que  éste controlado) para que nadie ni nada  salga dañado  en la manifestación de la misma, se puede decir que se ha realizado un excelente ejercicio de comunicación asertiva.
La ira bien expresada conlleva a asumir responsabilidades, determinar los límites de la otra persona o situación del contexto hasta dónde se realiza, se ha de expresar en el momento para que tenga el efecto correctivo, siendo lo más importante, el que ayuda a redefinirse a la persona, invitándola a auto percibirse y autoevaluarse  pudiendo valorar sus habilidades para manejar este tipo de situaciones así como las carencia con las que cuenta y que ha de aprender a desarrollar.  
La expresión de la ira es parte de un proceso de aprendizaje, de crecimiento y desarrollo personal.
Isabel Gómez

3 comentarios:

Ducky dijo...

Irte a un sitio solitario y dar un grito, o darse una buena dosis de ejercicio físico son formas de liberar tensiones.

ELINA dijo...

cuando estoy muy enojada, me doy una buena ducha, me fumo un cigarrillo y me siento en la compu. Eso me calma bastante...
Besos amiga querida!!!!!!

JORGE dijo...

Lo mejor que uno puede hacer es canalizar y no reprimir esa ira.

Además de actuar con inteligencia emocional.

Dios te bendice Isabel.