viernes, 16 de julio de 2010

CONVIVIR CON MALTRATO FÍSICO Y PSÍQUICO, PADECIENDO FIBROMIALGIA I PARTE

Esta, llegué a ser yo durante el tiempo en que fuí maltratada, cuando aún me avergonzaba mi realidad, sin llegar a ver salidas, sólo dolor.
Sonreía, porque así me lo pedía.
El maltrato psicológico y esporádicamente, hizo mella en mí.
Foto de Noviembre del 2008



Me ha llevado muchos meses el poder desarrollar este tema, unificando dos realidades que someten a la mujer a estereotipos excluyentes socialmente, la vez de poder mantener la autonomía de cada tema entrelazándolo sólo los aspectos comunes que son los que precisamente generan confusión en profesionales de formaciones diferentes y contrapuestas, en dónde a una (como es la médica) aún, quedan muchos médicos y resto de personal sanitario puedan conocer el desarrollo de la patología en su totalidad, incluido hasta las nuevas investigaciones, así como en el ámbito jurídico, en el que llevar un caso penal con un tema transversal de tipo médico , más aún como es el de Fibromialgia (mal considerado por algunos como una enfermedad psicológica, que no la es), anticipa de antemano la crueldad que puede llegar a experimentar la afectada; porque en casos como éstos, la Fibromialgia, es una realidad discriminatoria que excluye de culpabilidad al maltratador, salvo sea un caso extremo, por no decir en dónde la mujer esté entre la vida y la muerte tras alguna paliza que haya recibido por su agresor, debido a que ésta, está vista por muchos jueces y mal utilizada por abogados de la defensa de delincuentes como atenuantes para exculpar de toda acusación a su representado.
A nivel sanitario en algunos momentos parecen incompatibles y difíciles de tratar en simultáneo el tema de maltrato físico y más aún el psicológico, ya que el estado de emocionalidad que pueda presentar la persona, les resulta difícil asociarlo a un cuadro de violencia machista, pero sí que les es más fácil (sobre todo a los médicos de familia), asociarlo a un cuadro depresivo, que no todas mujeres y personas en general que padecemos Fibromialgia, lo tenemos. Llega un momento, en que la impotencia del o de la médica, se transmite, dejando la sensación de impotencia ante la realidad que observa al punto que en su campo profesional deja la impresión de vivir tal confusión que es incapaz de diferenciar cuales son las sintomatologías de la Fibromialgia y cuáles las consecuencias del maltrato y cómo éstas influyen en los relatos sintomáticos que la persona le describe a veces confusamente, porque puede que ni ella misma llegue a conocer el impacto que tiene en sí misma su realidad individual en muchas ocasiones, vividas en solitario sobre todo en los primeros años.
Si el paciente que padece ambas realidades sociales, como ha sido mi caso, aprende a conocer los biorritmos de su organismo, ya se tendrá algo ganado, la lástima surge cuando lo ganado, se convierte en una lucha de esquemas mentales para que el profesional médico consiga comprender su mensaje a través del lenguaje limitante que se puede utilizar dadas las circunstancias: llanto, descripciones de acontecimientos, descripciones de sensaciones, aparición de nuevas sintomatologías que son más propias de estados de estrés que de la Fibromialgia en sí, pero que sin embargo, con el paso del tiempo, pasan ir de la mano, etc.
A nivel jurídico, también resulta difícil el poder diferenciar un tema del otro debido a que en éste ámbito, sí que no hay profesionales especializados en el tema de FM, que puedan diferenciar los estados emocionales que presenta una persona que padece maltrato psicológico y/o físico, que llega con gran esfuerzo armada de una gran coraza de valor ante una instancia judicial esperando ingenuamente la solución a sus males, sin tener consciencia de lo que puede vendrá después, o con la confianza de que el sistema judicial escucha y es justo, cuando esta realidad es muy relativa.





De tanto en tanto, así disimulaba mi soledad. Con mi mirada apaga, sin esperanza, con horas de sueño perdidos, en medio de la incerteza.




Isabel Gómez

10 comentarios:

Ducky dijo...

Un relato valiente y emotivo.
Un ejemplo de coraje.
Un abrazo con admiración.

ELINA dijo...

AMIGA!
ISA QUERIDA, QUE BUENO QUE SALISTE DE ESE INFIERNO.
SEGUI ADELANTE, SOS UNA MUJER VALIENTE, TE ADMIRO Y TE RESPETO, POR TU CORAJE.
TE QUIERO ISA!!!!!!!!!!!

Ivy dijo...

por favor, si no es mucho pedir, sacá la verificación de la palabra en los comentarios

Ivy dijo...

"la Fibromialgia, es una realidad discriminatoria que excluye de culpabilidad al maltratador"

no entiendo cómo puede excluirlo de culpabilidad, si la fibromialgia (por lo q entendí en la facultad) es una enfermedad q puede ser directamente causada o agravado por el estrés o por situaciones emocionales traumáticas

cuál sería la postura para considerar q lo libera de culpa, si el maltrato puede ser causa directa de esta dolencia, es OBVIO (o se me presenta como obvio al menos) el hecho de q la fm no es un trastorno q se presente de por sí, no es algo q se puede inventar una persona

psicoisapecat dijo...

Ivi, cariñete, Él, ha qudado absuelto, porque la cuasa no ha juzgado. Sólo se juzgó la premera vez. Después se ha juzgado un tema civil en dónde se me da un trato discriminatorio por ser inmigrante, señalándose en la misma que se desestiman los hechos (es decir qué sí que constanstan), porque ellos entiende (así lo defendió su abogado) motivos económicos.
En resumen ¡qué más daría si fuese verdad que tuviese motivos económicos, ya que ni siquiera solicito indemnización por los hechos debido a que lo que solicito tras los hechos es justicia!. Pero el prejuicio de algunos y a dónde se acoge la defensa, es que como soy inmigrante tengo intereses, además de que al haber una hipotéca de por medio, a él lo ponen como víctima. La otra realidad, es también trató la defensa de utilizar la FM para señalar que los hechos eran de la enfermedad (lo cual ya era una locura), y en una primera instáncia, que en dónde sólo se juzgó la causa, es en dónde intenta la defensa, acusarme de celosa, respondiendo en parte a las diversas versiones del acusado, ya que a lo que ese sujeto más a jugado es a hacer creer a todos los que me han rodeado de que yo estaba loca, dado que no consiguió hacermelo creer a mí misma.
Es España, ser extranjera, es otro factor discriminatorio, y la prueba está en los que presento.
Un abrazo.
Isa

Martha Cecilia Cedeño Pérez dijo...

Isa,
he vivido de cerca tu dolor porque he podido estar cerca de ti durante los últimos cuatro años; lapso en el que he visto cómo, con voluntad y valentía te has levantado una y otra vez para seguir luchando pese a todo. Pese a la perversidad del sistema, a la injusticia, a una realidad hostil en la que debes soportar el peso de ser mujer, extranjera, excluída.
¡Tu denuncia no será en vano!
Te quiero y te admiro,
Martha

Ivy dijo...

es realmente increible lo q me contás

supongo q el abogado de él se valió de cualquier recurso q pudiera cambiar los roles y dejarlo como víctima a él

un horror, lamentablemente las injusticias no son algo fuera de lo común en estos casos

lo bueno es q ya estás fuera de eso al menos y podés curar las heridas q te hayan quedado (no físicas)

un abrazo

psicoisapecat dijo...

Gracias Martha, amiga mía.
Efectivamente, seguieré adelante sin perder la esperanza de que lo aconcido con mi caso, no se repita en otros que pueden ser también graves o más.
Es de responsabilida moral y de consciencia para mí, el denunciarlo.
Un fuerte abrazo, amiga y hermana.
Isa

psicoisapecat dijo...

Efectivamente, Ivy. Lo importante, es que ya en mis fotos se ve la evolución de lo que es querer salir de un infierno como el experimentado. Todo es superable mientras haya vida y ganas de superarlas.
Un fuerte abrazo.
Con cariño.
Isa

Saozita dijo...

Hola Isabel, gracias por tu visita a mi blog. Me gustó mucho la lectura del texto sobre la fibromialgia y maltratos físicos y psicológicos. Al no ser un experto, pero sabiendo algunos casos, reconocen que es un sufrimiento terrible y la importancia de la ayuda exterior a fin de identificar la fuente y ayudar a la víctima. Creo que lo mismo ocurre con las víctimas de acoso en el trabajo. El problema radica también en la identificación de la causa, también es muy difícil de probar en la corte y con desastrosas consecuencias para la salud de la víctima, que puede causar incluso la muerte.

Buen domingo.
Beso.